postheadericon Historias de Usera - Fragmento

DRAMATIS PERSONAE

VECINOS DE USERA
MATILDE
TRISTÁN
VAMPIRO CHINO
LUCIANO
CARMELA
ALFONSINA
NARCISA
ROSENDO
MARICARMEN
JESÚS
EMILIO
GUSTAVO
TARAS
GUS
RULO
POLICÍA 1
GORILA
POLICÍA 2


0. PRESENTACIÓN

Un corro de vecinos en el centro del espacio. Cuentan historias del barrio de Usera. Uno de ellos lleva una radio de cartón que sintoniza las frecuencias cercanas. El público va entrando en el espacio, una calle de tierra con un poste eléctrico en el centro, una rampa a un extremo con un gran cartel del concierto de Lou Reed de 1980, y en el otro, una tienda de alimentación china, una de tantas que pueblan el barrio de Usera. El público invitado por los vecinos, que van levantándose uno a uno a contarles curiosidades del barrio, del resto de vecinos sentados en el corro, de los actores que van a representar los personajes míticos del barrio, de todo este mundo creado para recordar y comprender. Todo el público sentado. Todos los vecinos sentados de nuevo en el centro del espacio, en un corro de sillas, y ahora acompañados por el elenco de actores, que han ido entrando en el círculo a medida que el público se acomodaba en las dos gradas laterales. Los vecinos siguen contando historias del barrio, rememoran el Copacabana, centro de fiestas ahora convertido en la Delegación de Hacienda y que perteneció en sus inicios a Antonio Machín, recuerdan a la NARCISA, vecina del barrio que deliraba pensando que le habían robado a su hijo recién nacido, también el mítico concierto de Lou Reed que no pudo terminar por el alboroto del público, etc… Todos escuchamos estas historias, el elenco de actores, fusionado con el de vecinos del barrio, participan de esta acción. De pronto suena la Llamada del Teatro para que todos apaguen sus teléfonos móviles, anunciando el comienzo de la función. Todos los actores y vecinos se levantan con su silla en una mano y se colocan en una fila enfrentados en el espacio, dejando un espacio en el centro para la acción siguiente.


ESCENA I. AUGE 1. ¿POR QUÉ IBA A FINANCIAR LA EMBAJADA NORUEGA A UN DRAMATURGO DANÉS?

Suena la voz en off de Pablo Messiez y Bárbara Lennie representando La noche canta sus canciones del dramaturgo noruego John Fosse, con dirección de Daniel Veronese. En pareja, sentados en el centro del espacio, los actores y vecinos miman las voces de Pablo y Bárbara, sin hablar, pero moviéndose y gesticulando sentados en la silla, uno frente al otro. Pasados unos segundos, los actores y vecinos colocados detrás les piden continuar ellos con la acción, se sientan entonces en el centro del espacio y siguen con la escena mimada. Los que terminan la acción se colocan de nuevo en el final de su fila y así continuamos pasando por todos hasta que llegamos a MATILDE y TRISTÁN, que al sentarse en su silla en el centro del espacio mira cada uno a una grada del público. Los actores y vecinos colocados a su lado hacen lo mismo, por lo que tenemos una fila que comienza MATILDE mirando hacia un lado del espacio, y otro fila que comienza TRISTÁN mirando hacia el lado contrario. Ambas filas representan a los espectadores que asisten a la representación de Veronese. MATILDE lanza miradas tímidas a su alrededor. Está nerviosa. Parecería que no quiere molestar a nadie, pero una necesidad apremiante la impulsa a dirigirse a TRISTÁN, colocado al lado suyo, muy cerca.

MATILDE
(Sufre un ahogo repentino.) Perdona, ¿no tendrás una pastillita de regaliz?

TRISTÁN
¿Cómo?

MATILDE
¿Que si por casualidad no tendrás una pastillita de regaliz?

TRISTÁN
¿Un caramelo? Sí, sí tengo. (Saca del bolsillo un caramelo marca Halls y se lo da.)

MATILDE
Gracias…, pero este no me sirve. Es que esto es un Halls con acción vapor, y lo que yo necesito es una pastillita de regaliz. No es una elección caprichosa, se trata de una cuestión de salud.

TRISTÁN
Es que no tengo otra cosa, lo siento.

MATILDE
No pasa nada, pero el Halls prefiero devolvértelo, (Se lo devuelve.) si no te importa, porque si me lo tomara sin querer en algún momento de descuido me podría dar un shock anafiláctico.

TRISTÁN
¿En serio?

MATILDE
Sí, tengo alergia al mentol, me puedo morir.
AddThis Social Bookmark Button