postheadericon La Ternura - Fragmento

DRAMATIS PERSONAE

EL LEÑADOR VERDEMAR
LA REINA ESMERALDA
LA PRINCESA SALMÓN
EL LEÑADOR AZULCIELO
EL LEÑADOR MARRÓN
LA PRINCESA RUBÍ

ESCENA I

Siglo XVI. En un galeón. Música de aventuras. Entran LA PRINCESA SALMÓN y LA PRINCESA RUBÍ. Se tumban sobre una sábana dorada que hay en el suelo del escenario. Con el ruido de las olas ruedan sobre sí mismas debido al movimiento del barco.

VOZ EN OFF
Madrugada de Agosto del año 1588, no muy lejos de las costas de Inglaterra, en un camarote del castillo de popa de un galeón español, duermen dos princesas: La Princesa Salmón y La Princesa Rubí. Las maderas crujen, las olas chocan.

Entra LA REINA ESMERALDA.

LA REINA ESMERALDA
(Mirando al público.) Hijas, despertad.

LA PRINCESA RUBÍ
¿Qué sucede, madre? Espero que sea importante, porque el cansancio de la travesía y el mal de mar no nos dejaban dormir. Y ahora que hemos cerrado los ojos…

LA PRINCESA SALMÓN
¿Cuándo tocaremos tierra? ¿Dónde estamos?

LA REINA ESMERALDA
Dejad con suavidad el abrazo del sueño y venid junto a mí. Vuestro tío, el rey Felipe II manda esta Gran Armada contra la Reina Isabel. Las costas de Inglaterra esperan temerosas el golpe de la madera cortada en España. Los espías del rey han concertado en secreto dos matrimonios de conveniencia con dos enemigos de la reina. El tuyo con el Conde de Essex, y el tuyo con el de Lancaster. La guerra da el relevo a la política y no sé cual de las dos es responsable de más víctimas. Nunca he deseado tal destino para vosotras pero el rey Felipe no escuchó los ruegos de una madre. Mis años han sido testigos de la carga que han supuesto los hombres para mí. Su voluntad se ha impuesto sobre la mía. Mis opiniones han pasado siempre a segundo plano. Cuando ellos han hablado por turno a mí me han asignado el turno del silencio. Cuando de forma natural han brotado mis lágrimas han sido objeto de su burla. Mis ideas para un mejor gobierno han tenido que viajar siempre en cartas firmadas con un seudónimo con nombre de hombre. Con mi honor se ha negociado como con una mercancía. Los hombres hacen de su imperio nuestra condena. Somos usadas como moneda de cambio. Hasta hoy la resignación era el campo sobre el que derramaba mis lágrimas, y en él han crecido la ira y el rencor. El estudio de los libros y la práctica de mi magia, hecha siempre en secreto, lejos de la mirada de los hombres, me han dado junto a los años la sabiduría que hoy, más que nunca, necesito. Mi plan es este: ordenar la tempestad que hunda esta Armada para libraros del fatal destino que el rey desea para vosotras. Voy a ganar vuestra libertad haciendo que el rey pierda su Gran Armada. A pocas millas de aquí hay una isla de muy reducido tamaño y solo yo conozco su existencia gracias a este mapa (Viendo un mapa en el aire a la altura de sus ojos.) trazado en un sueño provocado por las hierbas del conocimiento: La espinosilla, el chile, la cola de caballo, el cuachalalate, la ortiga y el colágeno. Se trata de una isla rica en todo aquello que la naturaleza puede ofrecer para regalar una vida tranquila. No falta ni la caza, ni el agua, ni las frutas. Un delicioso bosque provee de materias primas y una montaña no muy escarpada, coronada por un volcán dormido, protege de los vientos del norte.

LA PRINCESA RUBÍ
La isla es preciosa, madre, pero tengo más de cuarenta años. La fortuna con los hombres nunca me ha acompañado. Aunque lo deteste, deja que acabe mis días junto al Conde de Lancaster.

LA PRINCESA SALMÓN
Yo no quiero saber nada de hombres. Pegado a ellos viaja el dolor. Madre, hunde la armada. Haznos náufragas. Llévanos a la isla que solo tú conoces, pero permite que vivan estos soldados y marineros que han dejado tan lejos mujeres y descendencia.

LA REINA ESMERALDA
No podrá ser. Puedo hacer que nosotras no suframos el abrazo del mar ni en nuestros ropajes, pero estos pobres diablos se encontrarán con los seres que habitan los abismos.

LA PRINCESA RUBÍ
Ellos no tienen la culpa de nuestra desdicha.

LA REINA ESMERALDA
Es cierto. Pero tres mil hombres no valen para mí el precio de una de tus pestañas. Ayudadme a colocarme este manto prodigioso que nos llevará intactas a la isla desierta.
AddThis Social Bookmark Button